El reconocimiento de la violencia en contra de las mujeres (en adelante VCM) como una violación de derechos humanos ha situado el problema en la agenda pública mundial.

Elevarlo a un problema público permite visibilizarlo para prevenirlo, atenderlo, sancionarlo y en general, avanzar como sociedad en su erradicación, tal como indican las convenciones internacionales. Así, la violencia contra las mujeres, en sus diversas formas, requiere ser relevada y cuantificada para propiciar acciones efectivas desde el Estado y desde la Sociedad Civil.

Dando respuesta a estas necesidades el año 2014, en el marco de la Agenda de Género, se implementa el Plan Nacional de Acción contra la Violencia hacia las Mujeres 2014-2018 (en adelante Plan Nacional VCM) como una estrategia para la articulación y coordinación de acciones intersectoriales y participativas para una respuesta integral y de calidad que promueva el derecho a una vida libre de violencia hacia las mujeres, tanto en el ámbito público como privado.

El Plan Nacional VCM tiene cuatro líneas estratégicas de acción: i) Prevención; ii) Articulación y Fortalecimiento del Sistema de Atención en VCM; iii) Acceso a la Justicia y Sanción Efectiva; iv) Información y Conocimiento.

En la línea estratégica de Información y Conocimiento trabajan diversas instituciones del Estado que mantienen fuentes de información en VCM, tales como encuestas o registros administrativos. Estas vieron la necesidad de contar con información de manera unificada, estandarizada y en una plataforma común que permita dar a conocer a la ciudadanía cómo se manifiesta la Violencia Contra las Mujeres en el país, es así como se elabora un primer Sistema de Indicadores VCM.

Dicho sistema es un esfuerzo interinstitucional e inicial, para que las personas obtengan información de forma interactiva sobre la violencia. Para ello, se asume una definición y clasificación de la VCM que abarca todas sus manifestaciones, a todas las mujeres en su diversidad, en todos los espacios y contextos en que ésta se produce.

Los indicadores se presentan organizados según manifestaciones tipos de la violencia, como lo son: la violencia general, física, psicológica, sexual y económica, y también en su expresión más extrema: femicidios (frustrados y consumados). Asimismo, los indicadores permiten caracterizar el fenómeno según variables sociodemográficas de las mujeres que han vivido violencia y de los hombres que la ejercen.

Las fuentes de información tienen distintas naturalezas, objetivos y metodologías asociadas, por lo que no son comparables entre sí. Cada una -y en su conjunto- da cuenta de valiosa información para la caracterización y estudio de la VCM, como también para la política pública. Por ello, se presenta información general relacionada con las fuentes de información e indicadores, los que deben ser revisados toda vez que las personas utilicen el Sistema. Se espera, a futuro, poblar este sistema con nuevas fuentes de información y actualizar de forma permanente el sitio de acuerdo a las necesidades que surjan de su utilización ciudadana.

El Sistema de Indicadores VCM se materializó en una plataforma Redatam por medio del trabajo coordinado por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género con CELADE, División de Población de CEPAL. Además participaron: el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género; el Ministerio del Interior; Carabineros de Chile; la Policía de Investigaciones de Chile; el Ministerio de Salud; el Instituto Nacional de Estadísticas; el Instituto Nacional de la Juventud; el Servicio Médico Legal; el Servicio Nacional del Adulto Mayor; el Poder Judicial y el Ministerio Público.